Teléfono: 96 386 42 64

Denuncias satíricas a golpe de viñetas

El humor gráfico fue una herramienta útil en los últimos años del franquismo y de la Transición. De aquellos años fueron, por ejemplo, las revistas El Papus, Barrabás o Por favor. Y las luchas vecinales de Barcelona también encontraron en esa fórmula la forma de denunciar las innumerables carencias, pero haciendo sonreír. “Los planfletos que hacíamos desde la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVB) eran densos, octavillas grises, que hasta costaban leer”, recuerda Andrés Naya, uno de los dirigentes vecinales históricos de la FAVB. La iniciativa de una serie de dibujantes propició que las denuncias del barraquismo del Carmel —o de otros barrios de la ciudad—, del pésimo estado de las viviendas de la Obra Sindical del Hogar, de la ausencia de transporte público, de los recelos de algunos planes urbanísticos, de la falta de escuelas y de una larguísima lista de reivindicaciones vecinales tomaran otra forma, la revista/tebeo Butifarra!.

22062015

Pepe Robles (izquierda) y Max ilustraron dos de las portadas del año 1976 de la revista ‘Butifarra!’

Nació en 1975, cuando el alcalde de Barcelona era Socías Humbert, el gobernador era Martín Villa y Samaranch ocupaba la presidencia de la Diputación. Un día el dibujante Alfons López se presentó en el local de la FAVB con una propuesta: la de hacer una publicación de las asociaciones de vecinos. Esa idea no cuajó pero sí, en cambio, la de editar una revista ilustrada. En la portada, al lado del título, se podía ver una butifarra dirigida a la censura de aquellos años. Y ese fue el nombre del cómic en el que los dibujantes, además de López, Pepe Gálvez, Lluís Recasens, L’Avi y muchos más; ilustraban las preocupaciones y denuncias vecinales.

Todos los números de Butifarra! se han depositado en el Archivo Histórico de la Ciudad y una amplia selección del material que contenían los cómics ha dado forma al libro Butifarra! El còmic dels Barris (1975-1987) que ayer se presentó por algunos de sus promotores en este mismo Archivo. Una cuidada edición ilustrada que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad. “Pensamos que sería una buena manera de recuperar la memoria histórica, en este caso la de las luchas vecinales”, comentaba en la presentación su fundador Alfons López. La revista Butifarra! tuvo dos épocas, la primera, desde 1975 hasta 1977 en la que se distribuía a partir de la FAVB y se centraba en cuestiones vecinales, y la segunda, hasta 1979 que se vendía en los quioscos y tenía un carácter más político. Después el equipo de Butifarra! prosiguió pero con otras cabeceras de revistas, como Cul-de sac o álbumes como Más Madera y retomar los dibujos y viñetas en El patio trasero, la última de ellas en 1987.

Dibujantes pero también activistas muy comprometidos. No se limitaban a dibujar lo que desde la FAVB o en los barrios les podían comentar, iban a los sitios y tomaban nota. Solo que el resultado no era un artículo sino dibujos, viñetas. “Es otra forma de hacer periodismo”, comentaba Gálvez. Unos dibujos comprometedores razón por la que a partir del tercer número, las historietas no se firmaban para evitar problemas. 16 páginas con ocho historietas para denunciar mil cosas. “Barcelona, ¿pero en qué PLAN vas?”, era la portada del número 8 de febrero de 1976 con una exuberante mujer, una prostituta que hacía una esquina especulando con el Plan Comarcal. Hubo butifarras monográficos, ya en la segunda etapa, como los dedicados al urbanismo feroz de 1979, la familia de 1980 o al caso Scala de 1981.

Que el equipo de dibujantes tenía una excelente relación entre ellos –de hecho muchos de ellos se reunían en asamblea para discutir el guion de cada número del Butifarra!- quedó bien patente en la presentación del libro en el que unos a otros se iban firmando los ejemplares.

Fuente: El País

No se permite realizar comentarios.