Teléfono: 96 386 42 64

Cuatro décadas de democracia y 150 motivos para la carcajada

Los humoristas de la revista digital Orgullo y Satisfacción han dado el salto al papel con la publicación de “El diccionario ilustrado de la democracia española (1975-2015)”, una obra que nació con el objetivo de “divertir” y con la habitual “irreverencia” que es “marca de la casa”.

Cuatro décadas de democracia y 150 motivos para la carcajada | Cómic | EL MUNDO

“El trabajo del humorista está en decir cosas que no se dicen, pero se piensan, en ir más allá que lo que pueda ir otro medio en cuanto a libertad de expresión. Es capítulo 1 de nuestro decálogo”, dice a Efe Albert Monteys, uno de los autores de esa esta obra publicada por ¡Caramba”, y que, con un formato de diccionario, incluye 150 viñetas explicando términos como “Sueldo Nescafé”.

Elaborado con material completamente inédito, este diccionario la primera publicación en papel de Orgullo y Satisfacción, la revista satírica digital nacida tras la dimisión de este grupo de humoristas de la revista El Jueves.

“Cuando decidimos hacer algo en papel lo que no queríamos era confundir a la gente y que pensara que cuando hacemos cosas en papel son las mismas que en internet, o al revés. La revista digital es mucho más de actualidad rabiosa, y en papel lo que queremos hacer son obras que perduren un poco más”, matiza Monteys.

Fontdevila  pone en valor lo que supone alternar dinámicas en lo creativo. “Hacer un libro tiene, además, el encanto de que nos permite huir un ratito del estrés de la actualidad, de esa esclavitud de tener que estar a la última, algo que internet acentúa. El libro es otro planteamiento. Seguimos hablando de lo que nos rodea, pero de una forma más relajada, tomándonos tiempo para pulir los chistes, para pulir el dibujo. Esto, de vez en cuando, apetece”.

Con un plantel de 21 autores entre los que están también Malagón, Manel Fontdevila o Paco Alcázar, esta obra en papel nació también sin la pretensión de hacer que sus autores se convirtieran en “académicos” o que “sentaran cátedra” porque, como explica el dibujante catalán (Barcelona, 1971), el “humor es contrario a la cátedra”.

De la A a la Z, estas 21 firmas dedican sus dibujos a conceptos o palabras muy pegadas a la actualidad como “Podemos” o “Libre mercado”, pero también dedican su espacio a otros más ligados al pasado como “Todo a cien”, “Verano azul” o “Franquismo”. Eso sí, no se trata de explicaciones tradicionales o acogidas por el diccionario de la Real Academia Española, sino nacidas desde la “irreverencia” que los caracteriza.

“Lo que hicimos fue hacer una lista, un vaciado de temas y nos salían bastantes más de 150, pero al final fuimos puliendo. No sé quién decidió los términos al final, pero lo que sí intentamos fue más que ser muy políticos, introducir un elemento un poco pop, más costumbrista y más allá de la alta política”, apunta Monteys.

Pese a ese proceso de selección, el autor reconoce que se les quedaron “otros tantos en el tintero” ya que al hacer la lista de palabras que irían en cada letra le salían los temas “por las orejas”. Por eso, “no sería mala idea” hacer una segunda parte o una ampliación”, añade.

“Tenemos una carpeta con unos ciento y pico términos más. Todos publicables. Además, no está el último capítulo que sería lo que pasó este domingo 24 de marzo, porque esto daría para dos o tres términos más. España es un país que constantemente va dando ideas, incluso sólo con lo que pase el próximo año seguramente ya nos daría para otro diccionario”, puntualiza.

“El diccionario ilustrado de la democracia española” recibirá al lector con una portada no exenta también de esa irreverencia de la que hacen gala desde Orgullo y Satisfacción: El rey Juan Carlos posando tras haber matado al toro de Osborne.

“Como nuestra mascota en la revista es el Rey, porque es un poco el que nos hizo nacer (estos autores se marcharon de El Jueves por la censura impuesta a una viñeta con motivo de la abdicación del rey Juan Carlos I en Felipe VI), nos parece chulo ponerlo de portada”, justifica.

Repasando las más de 200 páginas del libro, Alcázar confiesa su “asombro” y admite que no tenía la sensación de que estos tiempos hayan sido “tan divertidos”. Y eso que la peluca de Carrillo o Torrebruno no superaron la criba. “Aunque prácticamente podríamos hacer otro libro con el mismo tema con todo lo que acabamos dejando fuera, creo que lo incluido resume bien estos primeros 40 años de democracia española. O al menos los resumen con gracia, que es de lo que se trataba”, confirma Bartual.

“Si el libro se cerrara ahora haría una entrada para Carmena, sin duda”, apostilla Monteys. “¡Y otra para Ada Colau!”, replica Fontdevila. “Muchas veces, cuando un tema se quedaba fuera, se intentó rescatarlo en otro sitio: de desahucios se habla en ‘bancos’, de aborto en ‘Iglesia’ o de la revista ‘Interviú’ en ‘infantas’. Hemos intentado que el abanico de referencias fuera lo más ancho posible”. Todo para conseguir esa mezcla posible de nostalgia, carcajada y deseo de una segunda Transición. “La risa fuerte es el objetivo de todo humorista“, concluye Monteys.

Fuentes:

El Mundo

Diario Vasco

No se permite realizar comentarios.